Lo que necesitas saber sobre la velocidad de tu página

Para la mayoría de las personas, la velocidad de carga de su página suele ser un reflejo de su proveedor de servicios de Internet, y no suele pensarse en un problema interno. Si bien la velocidad de descarga definitivamente desempeña un papel importante en la rapidez de un sitio web, existe una lista separada de factores que determinan qué tan rápido un contenido aparece en el navegador de alguien.

En 2010, Google determinó que la velocidad de las páginas era un aspecto tan importante de cómo las personas experimentan un sitio web, y lo incluyeron en sus factores de clasificación, lo que afecta en gran medida la forma en que tu sitio web aparece en los resultados de búsqueda. Casi la mitad de todos los consumidores en Internet esperan que una página web se cargue en 2 segundos o menos; mientras que los expertos de Google creen que un sitio web optimizado que merezca su mejor clasificación debería cargarse en menos de medio segundo.

Estas cifras están respaldadas por innumerables estudios que muestran que la velocidad de la página puede provocar graves pérdidas en las transacciones debido únicamente al tiempo extra de carga.

¿Qué factores determinan la velocidad de tu página web?

Si miras de forma superficial, es imposible para ti como dueño de un sitio web saber qué está impidiendo que tus páginas se carguen eficientemente. En general, cada uno de los siguientes puntos puede contribuir a la velocidad general de tu página:

Tu proveedor de alojamiento web: El lugar donde alojas tu sitio web paga enormes dividendos en lo que respecta a la experiencia del cliente. Gastar un poco más para asegurar una buen servicio de hosting, es una inversión que vale la pena.

Imágenes grandes: Existe una gran diferencia entre la resolución necesaria para las imágenes impresas y las basadas en pantalla. Para la mayoría de los propósitos, 1000 píxeles a 72 ppp deben satisfacer tus necesidades; sin embargo, los tamaños de archivo más grandes también se pueden comprimir para eliminar datos innecesarios.

Medios externos: Incrustar videos de YouTube y otro contenido es una gran idea, pero asegúrate de que sólo sea tan grande como lo necesites en términos de tamaño de fotograma.

Falta de optimización para ciertos navegadores / dispositivos: Tu sitio web se comporta de manera diferente en cada navegador web y dispositivo. Si bien esto no es un problema la mayor parte del tiempo, considera que si tu sitio web funciona bien en Google Chrome, pero no está optimizado para Safari, tu página sufrirá una penalización en la clasificación.

Demasiados anuncios: Tener bastantes anuncios pueden hacer que tu sitio web se vuelva lento, así que solo utilízalos si realmente valen la pena.

Tu plantilla: Si estás trabajando en WordPress u otro creador de sitios, la plantilla que elijas puede tener una codificación compleja que aumente los tiempos de carga.

Widgets: Los widgets pueden ser codificados de manera muy pesada y requieren una potencia de procesamiento significativa.

Código: El verdadero back-end de cada sitio web se reduce a la codificación. Si tu HTML o CSS es demasiado pesado, reducirá la velocidad de tu página.

Neothek ofrece servicios de web hosting SSD, registro de dominios, certificados SSL, correo electrónico, diseño de páginas web y diseño gráfico.

Share This Post On